El Veedor. Sobre «España contraataca», de Pablo Victoria

Comentario de El Veedor:

Dado que no hay muchas referencias modernas sobre Bernardo de Gálvez este libro es un fijo. Vale que el principio nos resultó poco ameno, la verdad. No sabemos si fue el uso inicial de un lenguaje denso, culto, adornado y por lo tanto lento, del que no somos muy partidarios para la difusión de la historia, pero lo cierto es que la sensación no fue buena.

Sin embargo, un poco más adelante (poco), la cosa mejora de manera clara. La explicación sea hace más nítida, las ideas fluyen y se transmite con claridad. Enlaza los hechos y los documenta: fechas, lugares, protagonistas todo lo necesario para aplicar el «confía pero comprueba» que tanto nos gusta.

Para entonces, el protagonista ya establecido contacto con los Apaches, la Lousiana,…

En el transcurrir de las páginas se facilita, además de las propias acciones del personaje, entender el por qué de la Guerra de Independencia de las 13 colonias. También el por qué de la intervención española en la guerra, primero para ayudar de manera soterrada y luego de manera directa contra Inglaterra en la Guerra de Expulsión Inglesa (1779-1783).

Para entonces, las páginas se leen con soltura. Las descripciones son completadas con conversaciones para hacerla más amena, o al menos es el efecto que nos produce . El cambio de escenarios enfocando en lo particular de las batallas concretas y ampliando el zoom para tener una visión global del conflicto, es una excelente manera de afrontar el difícil reto de entender el peso fundamental de la aportación de España en la independencia de las colonias.

Echamos en falta que la explicación de las batallas vayan acompañadas de mapas que ayuden a entender las estrategias utilizadas. Que en la época del PowerPoint todavía estemos así no es comprensible.

La llave olvidada, en T. de Tercios

Aparece la defensa de San Luis de Illinois por Fernando de Leyba, evento clave en la defensa del Mississipí, que luego sería fundamental para la toma de Pensacola que sentaba las bases firmes para afrontar la batalla de Yorkstown con ciertas garantías (regada además con dinero español) y que a la postre sería clave para la consecución de la independencia.

No es desdeñable el episodio en el que Inglaterra solicita que España se mantenga neutral devolviéndole Gibraltar y La Florida en pago. España se niega ¡¡A tomar por …!!

No pierde comba el autor y apunta la relación entre las ideas de la independencia angloamericana y la secesión hispanoamericana (atención a la diferencia entre «independencia» y «secesión», que las hay y muchas y por eso lo diferenciamos) . También nos traslada la visión del escritor sobre el por qué de la secesión hispanoamericana. Una opinión particular, lógicamente, con la que se podría estar de acuerdo sin problema. Pero visión particular al fin y al cabo. Avisados quedan.

Dicho esto,

 Bernardo de Gálvez, en T de Tercios

Se afronta el final del libro con el interesantísimo episodio de la toma de Mobile como preludio de la impresionante expedición de Pensacola. Centro mismo del universo Gálvez y que tiene todo el suspense del mundo ante las dificultades con las que se encuentra nuestro protagonista. Un personaje determinante y con un empuje y una clarividencia digna de todos los elogios y recuerdos. Son los Infantes de Marina, herederos de los Tercios, los que llevan a cabo el desembarco. Y entre ellos el Regimiento Aragón junto con el Regimiento Navarra, el España,… élite militar.

 

Recomendado…

para regalarte,
y así pasar un buen rato disfrutando con la Historia de España.

Para documentarse,
porque las explicación y las referencias son continuas. Y si bien ayuda tener ciertas horas de vuelo en el tema, este libro es un buen inicio si tienes interés.

Para regalar,
a aquellos que quieren conocer y deleitarse con este episodio clave de la historia de España.
a los que gustarían conocer el origen de los Estados Unidos y de los conflictos que luego llevaron a la Secesión hispanoamericana.
Y también, por que no, a aquellos que tienen en un pedestal la historia de Inglaterra del siglo XVI al XVIII. Tal vez caigan del guindo…

 

Inicié su lectura el 3 de agosto, lo finalicé el 10 de Agosto

El Veedor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *