Blas de Lezo

22,00 

Blas de Lezo… poco más se puede decir que no sepamos ya: el héroe de Cartagena que, aun siendo llamado “mediohombre” fue capaz de repeler la invasión inglesa haciendo, además, que la pérfida Albión cargara con una vergüenza tan insoportable que tuvo que borrar su fracaso de la historia.

¿A que te encantaría tener esta versión del héroe en tu vitrina? ¡Pues aquí está! Lista y dispuesta para tener un lugar de honor.

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

Agotado

Enviarme una notificación cuando el producto vuelva a estar en stock.

SKU: TSR-FAM-016 Categorías: ,

Información adicional

Peso 0.25 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Blas de Lezo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

Blas de Lezo y Cartagena de Indias
Blas de Lezo y Cartagena de Indias
Blas de Lezo y Cartagena de Indias

Cartagena de Indias, primera escala de la ruta de la Flota de Indias y principal puerto del virreinato de Nueva Granada, fue siempre un objetivo codiciado por piratas y corsarios. Desde finales del siglo XVII, sin embargo, fueron las armadas enemigas de la Corona española quienes pusieron sus miras en la ciudad. El ataque británico de 1741 fue la mayor amenaza que afrontó la ciudad. Con una opinión pública enfervorizada por el espíritu mercantilista y deseosa de poner fin al monopolio español en América, el gobierno de Horace Walpole envió contra Cartagena la mayor expedición anfibia organizada hasta entonces por Gran Bretaña.

Vernon, un oficial curtido, pero con intereses políticos en juego, tenía frente a sí un verdadero desafío geográfico y climático. Además de los defensores, capitaneados por hombres no menos duchos en su oficio como Blas de Lezo y Sebastián de Eslava –dos fuertes personalidades en pugna–, la difícil orografía de la bahía cartagenera y las enfermedades tropicales que proliferaban en el ambiente jugarían en contra de los británicos. Walpole estaba en lo cierto cuando afirmó que los mismos que festejaban la declaración de guerra a España se vestirían de luto poco después. La batalla de Cartagena de Indias llevó la guerra al continente americano a una escala nunca vista hasta entonces, y su categórico desenlace puso fin de forma definitiva a las ansias expansionistas de Gran Bretaña en la América hispana.

No clasificados 7,00  Añadir al carrito
Pack Dragón de Cuera con Indios
Pack Dragón de Cuera con Indios

Lote de un Dragón de Cuera con dos indios playmobil custom.

Plazo de entrega: entre 7 y 10 días

No clasificados 40,00  Añadir al carrito
Maletín pirata
Maletín pirata
Maletín pirata

Los piratas desarrollaron su actividad en el Caribe durante decenas de años (con la connivencia y amparo de la autoridades inglesas que nunca es tarde para explicarle esto a los hijos…).  Durante todos esos años fueron los soldados españoles los que lucharon y vencieron en innumerables ocasiones a estos temibles personajes que sembraban de terror la costa que pisaban.

La figura de PlayMobil de 7.5 cm de altura es la piedra angular de este sistema de juego creativo, ganador de numerosos premios internacionales. El rol de juego imaginativo con temáticas modernas e históricas fascina a niños y niñas y está muy bien valorado por padres y educadores.

No clasificados 24,50  Añadir al carrito
1714. El fin de la Guerra de Sucesión Española.
New
1714. El fin de la Guerra de Sucesión Española.

La guerra de sucesión española​ fue un conflicto internacional que duró desde 1701 hasta la firma del Tratado de Utrecht en 1713, que tuvo como causa fundamental la muerte sin descendencia de Carlos II de España, último representante de la Casa de Habsburgo, y que dejó como principal consecuencia la instauración de la Casa de Borbón en el trono de España. En el interior del país, la guerra de Sucesión evolucionó hasta convertirse en una guerra civil entre borbónicos, cuyo principal apoyo lo encontraron en la Corona de Castilla, y austracistas, mayoritarios en la Corona de Aragón, cuyos últimos rescoldos no se extinguieron hasta 1714 con la capitulación de Barcelona y 1715 con la capitulación de Mallorca ante las fuerzas del rey Felipe V de España

No clasificados 7,00  Añadir al carrito
Lote de 2 arcabuceros
Lote de 2 arcabuceros
Lote de 2 arcabuceros

Los arcabuceros se hicieron imprescindibles desde el glorioso episodio de la batalla de Pavía. Fueron una de las piezas fundamentales de los Tercios ya fuese en batalla (debidamente resguardado por picas) o en incursiones y encamisadas. Un buen arcabucero era capaz de ser letal a más de doscientos pasos de distancia y su prestigio era tal que en 1538 se tuvo que limitar el número de estos soldados por tercio ya que muchos aspirantes intentaban sentar plaza como arcabucero.

Dicho esto es normal que necesites tener uno entre tus soldados, así que aquí tienes no uno, sino dos, porque un buen tirador nunca está de más.

 

Nota: El modelo exacto de arma puede cambiar.

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

40,00  Añadir al carrito
El Almirante, la odisea de Blas de Lezo
El Almirante, la odisea de Blas de Lezo

Blas de Lezo, el almirante, cojo, manco y tuerto que logró una victoria determinante sobre los ingleses en Cartagena de Indias, alcanzó las cimas del escalafón de la Armada a una edad tan temprana que puede que no hayan existido casos semejantes en la dilatada historia de la institución naval española.

Lezo se vio obligado a ejercer el mando de buques y agrupaciones navales en los escenarios bélicos más difíciles de imaginar y en circunstancias, casi siempre combates al cañón, que no permitían dudar ni hacer concesiones que pudieran ser aprovechadas por esos zorros de los mares que han sido siempre los marinos ingleses. Más allá de su larga lista de virtudes como hombre y como marino, y también con sus imperfecciones, que las tuvo como cualquier ser humano, la figura de Blas de Lezo se identifica con la de un líder militar extraordinariamente heroico y con la de un entrañable ser humano que a los españoles no debería movernos a otro sentimiento que el de un enorme y sanísimo orgullo.

Las heridas y mutilaciones recibidas por nuestro personaje en la batalla naval de Vélez-Málaga, en la defensa del castillo de Santa Catalina, en Tolón, y durante el asalto a Barcelona en 1714, a consecuencia de las cuales quedó cojo, tuerto y manco, son completamente veraces. Con cada parte de su cuerpo que se fue dejando en los combates en los que participó, ganó un pequeño trozo de gloria para España.

Gracias a la defensa de Blas de Lezo en Cartagena de Indias, Inglaterra se vió abocada otra vez a ver cómo su último intento por asentarse en la América Española era un rotundo fracaso.

No clasificados 17,00  Añadir al carrito