Blas de Lezo

22,00 

Blas de Lezo… poco más se puede decir que no sepamos ya: el héroe de Cartagena que, aun siendo llamado “mediohombre” fue capaz de repeler la invasión inglesa haciendo, además, que la pérfida Albión cargara con una vergüenza tan insoportable que tuvo que borrar su fracaso de la historia.

¿A que te encantaría tener esta versión del héroe en tu vitrina? ¡Pues aquí está! Lista y dispuesta para tener un lugar de honor.

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

SKU: TSR-FAM-016 Categorías: ,

Información adicional

Peso 0.25 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Blas de Lezo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

Francisco Pizarro
Francisco Pizarro

Francisco Pizarro González, sí con -ez final. De cuando la Generación ‘ezeta’ abría caminos, por tierra y por mar, y ponía en el mapa Continentes y Océanos enteros.

Francisco Pizarro, en versión Playcustom, es la viva imagen del arrojo y la inteligencia, de la dureza y del tesón que le dio la tierra que le vio nacer, Extremadura. Siguiendo la estela de su tío, Hernán Cortés, conquistó junto con otro puñado de hombres ‘ezeta’ el Imperio Inca en base a alianzas con tribus locales que vieron en aquellos españoles una oportunidad para liberarse.

No me digáis que no molan… :-)

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

No clasificados 21,00  Añadir al carrito
El Almirante, la odisea de Blas de Lezo
El Almirante, la odisea de Blas de Lezo

Blas de Lezo, el almirante, cojo, manco y tuerto que logró una victoria determinante sobre los ingleses en Cartagena de Indias, alcanzó las cimas del escalafón de la Armada a una edad tan temprana que puede que no hayan existido casos semejantes en la dilatada historia de la institución naval española.

Lezo se vio obligado a ejercer el mando de buques y agrupaciones navales en los escenarios bélicos más difíciles de imaginar y en circunstancias, casi siempre combates al cañón, que no permitían dudar ni hacer concesiones que pudieran ser aprovechadas por esos zorros de los mares que han sido siempre los marinos ingleses. Más allá de su larga lista de virtudes como hombre y como marino, y también con sus imperfecciones, que las tuvo como cualquier ser humano, la figura de Blas de Lezo se identifica con la de un líder militar extraordinariamente heroico y con la de un entrañable ser humano que a los españoles no debería movernos a otro sentimiento que el de un enorme y sanísimo orgullo.

Las heridas y mutilaciones recibidas por nuestro personaje en la batalla naval de Vélez-Málaga, en la defensa del castillo de Santa Catalina, en Tolón, y durante el asalto a Barcelona en 1714, a consecuencia de las cuales quedó cojo, tuerto y manco, son completamente veraces. Con cada parte de su cuerpo que se fue dejando en los combates en los que participó, ganó un pequeño trozo de gloria para España.

Gracias a la defensa de Blas de Lezo en Cartagena de Indias, Inglaterra se vió abocada otra vez a ver cómo su último intento por asentarse en la América Española era un rotundo fracaso.

No clasificados 17,00  Añadir al carrito
Milagro de Empel
Milagro de Empel

Entre el 7 y el 8 de diciembre de 1585, el Tercio del Maestre de Campo Francisco Arias de Bobadilla luchaba a la desesperada contra una escuadra de las Provincias Unidas en lo único que quedaba de la isla de Bommel, el monte de Empel. Al cabar una trinchera un soldado encuentra una tabla con la imagen de la Virgen María. Tomado el suceso como una señal los españoles, ayudados por un oportuno temporal, sacan fuerzas de flaqueza y logran vencer. Este conjunto de figuras conmemora el hecho que, además, haría de la Inmaculada Concepción nuestra patrona… ¿Y te vas a quedar sin él?

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días  

No clasificados 60,00  Leer más
Barcelona: 1714. El once de septiembre
Barcelona: 1714. El once de septiembre
Barcelona: 1714. El once de septiembre

El principio del siglo XVIII, a la muerte de Carlos II sin descendencia, inicia su andadura con el enfrentamiento entre Austrias y Borbones por la corona hispana que divide la propia España (con su Imperio intacto) y el resto de Europa haciendo estallar lo que se llamó la “Guerra de sucesión española”. En el año 1705 una parte de Cataluña (junto con buena parte del resto de la Corona de Aragón) se levanta a favor del archiduque Carlos de Austria, aún cuando había jurado fidelidad en la propia Barcelona a Felipe D’Anjou, el pretendiente borbón. La muerte del hermano del pretendiente Carlos, que cambia todo el escenario geopolítico, y los intereses de las otras potencias acabarán provocando el abandono de los catalanes por parte de sus aliados cuando ya la guerra se decantaba hacia el bando borbón. La misma ciudad, Barcelona, es protagonista de los últimos envites de aquella guerra.

Después de un asedio de más de un año sobre Barcelona, el once de Septiembre de 1714, el ejército borbónico inicia el asalto final a la ciduad. Más de cuarenta mil soldados acometen las murallas de la ciudad defendidas por poco más de seis mil combatientes dispuestos a defender su ciudad de manera heroica y hasta el último aliento.

No clasificados 15,00  Añadir al carrito