Desde 1537: Historia de la Infantería de Marina más antigua del mundo

24,95 

La Infantería de Marina española es la más antigua del mundo. Data del año 1537, año en el que el Emperador Carlos I decidió embarcar arcabuceros profesionales en sus galeras para así proporcionarles una eficaz protección ante los ataques de las naves del Imperio Otomano. Poco más tarde, su hijo Felipe II, creó el actual concepto de Guerra Anfibia al empezar a proyectar el poder naval sobre las costas enemigas, utilizando Tercios de Infantería española embarcados de manera permanente en galeras y galeones y creándose así los famosos Tercios de Armada. Unidades específicamente adiestradas para el combate en los buques, para navegar en ellos durante largas travesías y para desembarcar en la playa que se determinara.

Desde entonces a la Infantería de Marina española corresponde un legítimo honor de ser la primera y de lo acertado de esta iniciativa es que surgieran luego las demás Infanterías de Marina del mundo. Este libro es una actualización y recopilación de sus glorias y derrotas, y a la vez un sincero homenaje a todos aquellos infantes de Marina que se distinguieron, desde aquel lejano siglo XVI hasta nuestros días, dando heroico cumplimiento a su lema: Valientes por tierra y por mar.

SKU: TSR-EBK-192 Categorías: ,

Descripción

Jesús Campelo Gaínza (Autor), Víctor Manuel Domínguez Gutiérrez (Ilustrador), Augusto Ferrer-Dalmau Nieto (Diseño de portada),

Tapa blanda: 520 páginas
Editor: HRM Ediciones; Edición: 1 (1 de septiembre de 2017)
Idioma: Español
ISBN-10: 8494739204
ISBN-13: 978-8494739200

Información adicional

Peso 0.2 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Desde 1537: Historia de la Infantería de Marina más antigua del mundo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

Sangre, destrucción y gloria. Yo Conquistador (III)
Sangre, destrucción y gloria. Yo Conquistador (III)

Verano de 1520, Anno Domini.

Una vez resuelto el conflicto entre Pánfilo de Narváez y Hernán Cortés, una desgarradora predicción hecha por Blas Botello, el astrólogo del ejército, derrumba la moral de las tropas:

“― Señor, no os detengáis mucho, porque sabed que don Pedro de Alvarado, vuestro capitán, que dejasteis en la ciudad de Méjico, está en muy grave peligro. Le han dado gran guerra y le han muerto un hombre, y le entran con escalas, por manera que os conviene dar prisa.”

Parece que los ejércitos de Méjico no están dispuestos a tolerar más tiempo que los conquistadores españoles señoreen sus tierras. Los campesinos ya tensan sus arcos, los hombres jaguar afilan sus macanas y la élite de guerreros águila pone a punto sus lanzas. Un beligerante grito se alza desde lo más profundo de la mayor urbe conocida del Nuevo Mundo y sus consecuencias, que inquietan a Farfán, María y al resto de compañeros, son todavía un triste e insondable misterio.

¿Será capaz un hombre, Hernán Cortés, de volver a pacificar Tenochtitlán?

¿Podrá el ímpetu de los mexicanos expulsar al invasor?

No clasificados 18,00  Añadir al carrito
La batalla de Fleurus
La batalla de Fleurus

De la mano de los mismos  protagonistas, Alberto Raúl Esteban Ribas y Pablo Outeiral, esta nueva entrega continúa la senda abierta con el título dedicado a la batalla de la Montaña Blanca para estudiar el periodo histórico conocido como la «Guerra de los 30 Años». En esta ocasión le ha llegado el turno a la batalla de Fleurus, que puede ser considerada tanto de conflicto bohemio de la guerra antes citada, como un enfrentamiento dentro de la Guerra del Palatinado – también marco de la Guerra de los 30 Años – o uno desarrollado en el marco histórico de la Guerra Civil de Flandes (la mal llamada Guerra de los 80 Años).

No clasificados 13,30  Añadir al carrito
La Contraarmada
La Contraarmada
La Contraarmada

La reina Elizabeth, rabiosa por el envío de la Armada que Felipe II había enviado a invadir su reino en el año 1588, quiso vengarse enviando al año siguiente otra armada a las costas españolas. La Historia la llamó LA CONTRAARMADA. La idea era aprovechar la ocasión surgida por el episodio de la Gran Armada y destruir los barcos que estaban siendo reparados en los astilleros del norte: Pasajes, San Sebastián, Santander, Santoña y La Coruña. No solo eso, el plan era tremendamente ambicioso porque tenía tres objetivos, a priori, alcanzables. Pero…

No clasificados 18,00  Añadir al carrito
Capablanca. El pozo del olvido
Capablanca. El pozo del olvido
Capablanca. El pozo del olvido

Nuestro protagonista acaba en la cárcel y allí se mezcla con gente peligrosa y variopinta.

Su conocimiento de la lectura y la escritura le ayuda en algunas situaciones y le permite hacer amistad con algunos bandoleros, además de proporcionarle algunas monedas.
Al mismo tiempo, Tapaboques, un condenado que está también en la misma prisión, recibe el encargo de acabar con Joan Muntada.

No clasificados 10,00  Añadir al carrito
El oro de América. Galeones, flotas y piratas
El oro de América. Galeones, flotas y piratas

Hollywood miente. Es hora de decirlo a las claras. Las fuerzas de la naturaleza y el inmenso y oscuro mar, más que los piratas o los buques de las naciones con los que se mantenían conflictos, fueron los auténticos enemigos de los barcos cargados de tesoros que cubrían la Carrera de Indias, la extraordinaria ruta marítima que unía los territorios de la Monarquía hispánica a través del océano Atlántico.

El 1493 regresó a la Península la expedición capitaneada por Cristóbal Colón, que anunció el descubrimiento de nuevas islas hacia las Indias. La expansión española en ese nuevo mundo fue rápida. A finales del siglo XVI, transcurridos apenas cien años, las florecientes ciudades de México, Lima y Potosí, a la sombra de ricas minas de metales preciosos, tenían más habitantes que las más grandes de Europa.

Desde 1561 y hasta 1748, para llevar suministros a los colonos y luego llenar las bodegas de plata, oro y ricas mercancías de regreso a España, cruzaron los mares dos flotas anuales. Eran barcos del rey, llenos de riquezas de la Corona y de particulares, por lo que su pérdida era una cuestión de Estado. Lo cierto es que, pese a su número, durante dos siglos y medio, no se perdieron demasiados. Éste es el relato de su épico viaje.

No clasificados 22,80  Añadir al carrito
Infante Marina Español
Infante Marina Español
Infante Marina Español

Los infantes de marina comprendían fusileros y granaderos, los primeros eran los más habituales y numerosos y daban el poder de fuego con sus mosquetes en los abordajes y combates navales. En la imagen un custom de infante de Marina español de mediados del siglo XVIII. Estos soldados no se consideraban marinos, sino soldados que combatían en un barco en vez de hacerlo en tierra, de ahí su uniformidad parecida a la del cuerpo terrestre. La diferencia más notable era la casaca siempre azul de los embarcados. La infantería de marina, aunque eran soldados y así se sentían, podían ser requeridos también para trabajos más acordes con la gente de mar.

Los enrolados en la Armada de Barlovento tenían como propósito principal proteger las posesiones y rutas mercantiles españolas en el Golfo de México y las llamadas “Islas de Barlovento”, que se encuentran en el Caribe, tanto de los enemigos europeos, como de los piratas y corsarios.

Plazo de entrega: entre 7 y 10 días

No clasificados 14,00  Añadir al carrito