Los doce apóstoles de los Tercios

175,00 

Los apóstoles, concretamente los 12 apóstoles, era como se denominaba a la cargas de arcabuz que llevaban los soldados colgadas de una banda que les cruzaba el pecho.

Para preparar un disparo, el arcabucero debía verter pólvora en el ánima (el cañón) del arcabuz. Inicialmente esto se hacía usando un cuerno en el que se almacenaba la misma y se echaba una cantidad “a ojo” desde el cuerno al arma. Método un poco lento y, además, variable en la cantidad de pólvora usada en la carga, con el peligro que ello conllevaba. Más adelante, se comenzaron a usar unos pequeños tubos que ya contenían la pólvora adecuada para un disparo. De este modo, la carga era mucho más rápida y la cantidad de pólvora más controlada y segura.

Los 12 apóstoles eran aquellos tubos que colgaban en bandolera sobre el pecho del soldado y que este usaba en cada disparo. Se llaman así porque 12 solía ser su número. Están hechos en madera de haya, y son funcionales totalmente. El hueco mide 8 centímetros de profundo y un centímetro de diámetro. En cuanto al tamaño la altura del recipiente total es de 12 centímetros y 4 en su parte mas ancha.

SKU: TSR-REC-051 Categorías: ,

Descripción

Banda hecha en cuero y los apóstoles en madera de haya. Son funcionales totalmente y el hueco mide 8 centímetros de profundo y un centímetro de diámetro. La altura del recipiente total es de 12 centímetros y cuatro en su parte mas ancha. Los apóstoles no están barnizados.

Información adicional

Peso 0.50 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Los doce apóstoles de los Tercios”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

Brazales (2) de cuero
Brazales (2) de cuero
Brazales (2) de cuero

Este brazal o brazalete está realizado artesanalmente en cuero de 2mm ribeteado en piel y ajustable mediante tres correas. Las Medidas de brazo para este brazal son: muñeca de 20 a 25 cm.; Antebrazo de 23 a 35 cm.; Largo del brazalete 22 cm.

Los brazales tenía la función de proteger los brazos de las heridas sobretodo las provocadas por las picas. Los Tercios los utilizaban metálicos y que cubrieran todo el brazo para resistir mejor las lanzadas que venían de las picas enemigas. Éstos brazales en cuero son por lo tanto de una época un poco anterior y no son habituales en las recreaciones históricas de los Tercios.

En el precio se incluyen DOS brazaletes.

Posibilidad de realizar variación en colores y medidas, consúltanos en caminoespanol @ gmail.com

 

40,00  Añadir al carrito
Espada CARLOS V  plateada
Espada CARLOS V  plateada
Espada CARLOS V plateada

Espada mandoble de Carlos V natural  revestida en plateado, envejecida y grabada. La inscripción Carlos V en la guarda hace referencia al monarca.

Esta espada manejada a dos manos (mano-doble) estaba ya dejando paso a las Espadas Roperas tan habituales durante el siglo XVI y XVII en todas sus estéticas formas.  Su peso habitual estaba entre los 2 y 3 kg  y con hojas de una longitud de aproximadamente 120 cm. La técnica de esgrima estaba basada sobre todo en corte y mucho menos en punta.

La Hoja de esta espada está hecha en acero inoxidable, templada y forjada para darle la robusted y elasticidad necesarias y pulida para eliminar impurezas y resaltar la belleza del conjunto.

  • Solo venta en España
No clasificados 110,00  Añadir al carrito
Capacete
Capacete
Capacete

Réplica de un capacete con forro de cuero. Los capacetes se usaron durante el siglo XVI y principios del siglo XVII. El capacete deriva de cascos medievales como la capelina, y comparte con el morrión la forma de almendra, que ayudaba a minimizar los daños producidos por los golpes descendentes. Incorpora un forro de cuero unido con remaches, que es ajustable y un robusto barboquejo con hebilla. Es un típico capacete sin cresta pero presenta ya unas alas más amplias y con la característica curva hacia arriba de los morriones. Está datado por tanto desde finales del XVI.

Talla única. Se suministra ligeramente aceitado para su mejor preservación del óxido.

Casco de acero de 1,6 mm. de grosor de finales del siglo XVI.
Forrado en cuero. Medida de la cabeza 60 cms.

No clasificados 85,00  Añadir al carrito
Cuerno de pólvora
Cuerno de pólvora
Cuerno de pólvora

Los recipientes para pólvora, fueron necesarios desde el inicio de la aparición de las primeras armas de fuego de avancarga en los campos de batalla y hasta la aparición de los primeros fusiles de percusión.

Inicialmente estaban construidos por asta de bóvido, conocidos como cuernos de pólvora, que podían tener también el mecanismo dosificador embutido, so carecer de él cuando son de construcción artesanal, tapándose con un simple corcho. Éstos se complementaban con los fabricados en metal, ya sea de cobre, latón o incluso plata que se conocen con el nombre de gualderas o polvoreras (podían a llegar a ser muy elaborados y lujosos. Estaban provistos de un dosificador para la pólvora).

Esta réplica está hecha de cuerno real con boquilla de latón dosificadora embutida. En el otro extremo, el cuerno se cierra con una tapa de madera. Se incluye una correa de cuero para poderlo llevar en bandolera. Al ser un material natural, los cambios en forma, medida y color son por lo tanto habituales.

No clasificados 20,00  Añadir al carrito
Mosquete de mecha
Mosquete de mecha
Mosquete de mecha

Todos los ejércitos europeos utilizaron mosquete con cerrojo. Eran herramientas de trabajo para los mosqueteros especialistas en este tipo de arma individual. Y más si cabe en los Tercios.

El cerrojo de mecha fue una revolución para las armas personales. La idea era en realidad sencilla acercar una mecha prendida al cañón del arcabuz. Esta se sujetaba con una abrazadera al cerrojo. Por medio de un mecanismo de palanca conectado al gatillo, la mecha encendida tocaba una bandeja sobre la que se colocaba pólvora que prendía rápidamente. A la altura de la bandeja, el cañón de acero estaba perforado y comunicaba con el alma de éste donde también había pólvora y encendiéndose, lo que disparaba el proyectil. Esto significaba que una única persona podía operar un arma que podía alcanzar al enemigo a mucha distancia (para los cánones de la época), no solo eso, el soldado era capaz de apuntar mientras apretaba el gatillo. Toda una revolución que cambió el modo de entender la guerra.

Esta reproducción de un mosquete de cerrojo de mecha (principios de siglo XVII) es perfecto para la recreación. Cuenta con un cañón de hierro sin perforar. Su culata de madera dura tiene un estilo decorativo en toda su longitud y un hermoso acabado. Las réplicas de armas de fuego están destinadas a la decoración o recreación. Un hermoso artículo para cada colección y un accesorio indispensable para los recreadores.

El cañón no está perforado dado que este producto es únicamente decorativo.

*Solo venta en Península. Para otros destinos, pregúntanos en attcliente@latiendadelostercios.com

No clasificados 675,00  Añadir al carrito
Betún de Judea
Betún de Judea

El betún de judea,es un producto para dar color en tonos nogal a maderas,escayolas,arcillas,etc ,dándo un aspecto envejecido y rústico.

No clasificados 3,50  Añadir al carrito