Los doce apóstoles de los Tercios

175,00 

Los apóstoles, concretamente los 12 apóstoles, era como se denominaba a la cargas de arcabuz que llevaban los soldados colgadas de una banda que les cruzaba el pecho.

Para preparar un disparo, el arcabucero debía verter pólvora en el ánima (el cañón) del arcabuz. Inicialmente esto se hacía usando un cuerno en el que se almacenaba la misma y se echaba una cantidad “a ojo” desde el cuerno al arma. Método un poco lento y, además, variable en la cantidad de pólvora usada en la carga, con el peligro que ello conllevaba. Más adelante, se comenzaron a usar unos pequeños tubos que ya contenían la pólvora adecuada para un disparo. De este modo, la carga era mucho más rápida y la cantidad de pólvora más controlada y segura.

Los 12 apóstoles eran aquellos tubos que colgaban en bandolera sobre el pecho del soldado y que este usaba en cada disparo. Se llaman así porque 12 solía ser su número. Están hechos en madera de haya, y son funcionales totalmente. El hueco mide 8 centímetros de profundo y un centímetro de diámetro. En cuanto al tamaño la altura del recipiente total es de 12 centímetros y 4 en su parte mas ancha.

SKU: TSR-REC-051 Categorías: ,

Descripción

Banda hecha en cuero y los apóstoles en madera de haya. Son funcionales totalmente y el hueco mide 8 centímetros de profundo y un centímetro de diámetro. La altura del recipiente total es de 12 centímetros y cuatro en su parte mas ancha. Los apóstoles no están barnizados.

Información adicional

Peso 0.50 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Los doce apóstoles de los Tercios”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

Mosquete de llave de mecha, siglo XVI
Mosquete de llave de mecha, siglo XVI
Mosquete de llave de mecha, siglo XVI

Todos los ejércitos europeos utilizaron mosquetes con cerrojo desde el siglo XVI hasta el siglo XVII. Eran herramientas de trabajo para los mosqueteros especialistas en este tipo de arma individual. Y más si cabe en los Tercios.

El cerrojo de mecha fue una revolución para las armas personales. La idea era en realidad sencilla acercar una mecha prendida al cañón del mosquete. Esta se sujetaba con una abrazadera al cerrojo. Por medio de un mecanismo de palanca conectado al gatillo, la mecha encendida tocaba una bandeja sobre la que se colocaba pólvora que prendía rápidamente. A la altura de la bandeja, el cañón de acero estaba perforado y comunicaba con el alma de éste donde también había pólvora y encendiéndose, lo que disparaba el proyectil. Esto significaba que una única persona podía operar un arma que podía alcanzar al enemigo a mucha distancia (para los cánones de la época), no solo eso, el soldado era capaz de apuntar mientras apretaba el gatillo. Toda una revolución que cambió el modo de entender la guerra.

Esta reproducción de los primeros mosquetes de cerrojo de mecha es perfecto para la recreación de los siglos XVI y XVII. Cuenta con un cañón de acero (no se han perforado, por lo que el arma es decorativa) y mira frontal. Su culata de madera dura tiene un estilo decorativo en toda su longitud y un hermoso acabado. Las réplicas de armas de fuego están destinadas a la decoración o recreación. Un hermoso artículo para cada colección y un accesorio indispensable para los recreadores.

El cañón no está perforado. Ahora bien un experto armero es capaz de perforarlo adecuadamente y llegar convertirlo en un arma funcional. En todo caso, se ha de verificar con las autoridades de cada país si esto es legal y en qué condiciones debe hacerse y legalizarse, dado que de hacerse se habrá convertido en un arma operativa.

*Solo venta en España

No clasificados 659,95  Añadir al carrito
Aceite para protección de metales
Aceite para protección de metales

Se produce en Alemania,y se vende por todo el mundo desde hace cuatro generaciones.Diseñado como aceite para armas del ejército imperial,se ha convertido en un apreciado remedio casero en Alemania,Austria y Suiza.

No clasificados 3,60  Añadir al carrito
Armadura de coselete
Armadura de coselete
Armadura de coselete

Réplica de armadura utilizada durante el siglo XVI y XVII por los Tercios españoles. Los que usaban de esta armadura eran llamados coseletes y ésta se componía de un peto (que protege la parte delantera del torso), espaldar (que protege la espalda) y dos escarcelas (que protegían las partes altas de las piernas). Aunque cualquier soldado de los tercios podía portar esta armadura, la necesidad de ligereza y facilidad de movimientos acabó haciendo de esta armadura la típica de los alférez; portadores de las banderas. Éstos al no poder batirse, necesitaban una protección extra.

Armadura funcional con peto, espaldar y escarcelas.

Hecho de acero de 1,6 mm. de grosor.
Correas de cuero para sujetar y regular.
Medida de contorno de pecho 120 cm.

peso 7,8 kg.

Peso de envío aproximado 9kg

No clasificados 290,00  Añadir al carrito
Soporte – Peana para casco
Soporte – Peana para casco

Soporte de madera para casco.
Medidas: Altura 39 cm, base 19 cm

No clasificados 13,00  Añadir al carrito
Peto
Peto
Peto

Réplica usable de una armadura medieval de chapa de acero. Incluye dos tiras que se cruzan en la espalda, ajustables en tamaño mediante hebillas.
El arnés cuenta con remaches de latón decorativos a lo largo de los bordes.

Las sisas bien dimensionadas proporcionan espacio suficiente para que los brazos se muevan libremente.

No clasificados 75,00  Añadir al carrito
Borgoñota o celada borgoñona
Borgoñota o celada borgoñona
Borgoñota o celada borgoñona

Esta Borgoñota o celada borgoñona, es totalmente funcional (battle-ready)

La celada borgoñona o borgoñota es un casco con una visera fija y una cresta de inspiración clásica, que pretendía imitar los cascos de la antigüedad, y una parte frontal móvil, protectora de la cara, con bisagra. Durante el siglo XVI y XVII fue utilizado tanto por la infantería como por la caballería de los Tercios Españoles. Muchas escenas bíblicas pintadas en el renacimiento ilustran a los romanos llevando borgoñotas. Al principio se incluía una protección de la cara que fue perdiéndose conforme avanzaba el siglo porque si bien protegía restaba visibilidad por el tipo de lucha en el que derivaban las batallas. Para el siglo XVII, la celada borgoñona había desaparecido prácticamente a favor del morrión, salvo en los oficiales y jefes, que siguieron llevándola como signo de rango, en este caso, profusamente decoradas.

El modelo que presentamos tiene la cresta característica y se compone de tres piezas. Como piezas independientes, se presentan dos baberas o faciales, que pueden vestirse o no, a elección del recreador. Una más cerrada y la otra más abierta. Se fijan con unos pasadores y bisagras al resto del casco. Esta borgoñota está fabricada en acero de 2 mm.

Un soberbio casco soberbio para la mejor recreación histórica.

No clasificados 160,00  Añadir al carrito