El Gran Capitán, Fernández de Córdoba

18,00 

Con él empezó todo. Don Gonzalo Fernández de Córdoba (1453-1515) fue Capitán General de los Reales Ejércitos de Castilla y Aragón, Capitán General de la compañía expedicionaria al Nápoles y Lugarteniente General de Apulia y Calabria sirviendo a los Reyes Católicos. Su mando fue determinante en la Guerra de Granada, en las Guerras de Italia en la Guerra Turco-veneciana. Su manera de entender el arte de la guerra llevaría a las reformas necesarias en el ejército que darían lugar a las coronelías que, a su vez, propiciarían la creación de los Tercios.

Siendo, como es, prácticamente el padre de los Tercios… ¿Cómo va a faltar en tu vitrina?

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

SKU: TSR-FAM-063 Categorías: ,

Descripción

El Gran Capitán, don Gonzalo Fernández de Córdoba en versión Playmobil Custom.

Información adicional

Peso 0.5 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “El Gran Capitán, Fernández de Córdoba”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

Infante Marina Español
Infante Marina Español
Infante Marina Español

Los infantes de marina comprendían fusileros y granaderos, los primeros eran los más habituales y numerosos y daban el poder de fuego con sus mosquetes en los abordajes y combates navales. En la imagen un custom de infante de Marina español de mediados del siglo XVIII. Estos soldados no se consideraban marinos, sino soldados que combatían en un barco en vez de hacerlo en tierra, de ahí su uniformidad parecida a la del cuerpo terrestre. La diferencia más notable era la casaca siempre azul de los embarcados. La infantería de marina, aunque eran soldados y así se sentían, podían ser requeridos también para trabajos más acordes con la gente de mar.

Los enrolados en la Armada de Barlovento tenían como propósito principal proteger las posesiones y rutas mercantiles españolas en el Golfo de México y las llamadas “Islas de Barlovento”, que se encuentran en el Caribe, tanto de los enemigos europeos, como de los piratas y corsarios.

Plazo de entrega: entre 7 y 10 días

No clasificados 14,00  Añadir al carrito
1492: La toma de Granada
1492: La toma de Granada
1492: La toma de Granada

En los últimos días de 1491, la Guerra de Granada llega a su fin. Tras casi 10 años de batallas sin tregua, se conquistaría, por fin, el último de los reinos árabes en la Península Ibérica. En el interior de la ciudad de Granada, el Sultán Boabdil «el Chico» negocia, en secreto, la capitulación del reino Nazarí, cuyo anuncio hará que su propio pueblo se levante en armas contra él e intente sabotear las negociaciones. Descubre como se conocieron Gonzalo de Córdoba, el Gran Capitán, y el último rey de Al-Andalus, y qué papel jugó su amistad en el final de la Reconquista. Disfruta de uno de los hechos más relevante ocurrido en un año que cambió la Historia del mundo.

No clasificados 15,00  Añadir al carrito
Mosquetero de los Tercios
Mosquetero de los Tercios

Mosquetero de los Tercios de Flandes, playmobil Custom, con sus inconfundibles «apóstoles» que llevaban la pólvora necesaria para un disparo de mosquete. El pesado mosquete al hombro y la horquilla en la otra mano. Poco a poco el mosquete fue tomando el relevo al arcabuz hasta hacerse dueño y señor de los campos de batalla.

Fue a partir de la década de 1560-70 que se introdujo de una manera definitiva el mosquete en el ejército, un arma superior al arcabuz que sólo había sido utilizada en la defensa de plazas. Concretamente, en 1567 el duque de Alba lo hizo adoptar a las unidades que llevó desde Milán a Bruselas en su recorrido por El Camino Español. Se pensaba que era un arma demasiado pesada para la infantería y hasta entonces no se había pensado distribuirlo a los infantes por parecer que la carga sería excesiva. Alba ordenó que cada compañía, fuese de piqueros o de arcabuceros, contase con quince mosqueteros.

Al ser más pesados y ser su cañón más largo que los de los arcabuces, necesitaba de una horquilla de sobre la que se apoyaba para apuntar. Este inconveniente era ampliamente compensado por sus mejores prestaciones en lo que se refiere a alcance, capacidad de penetración y calibre. (El modelo exacto de arma puede cambiar).

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

 

 

 

 

No clasificados 20,00  Más información
Tambor
Tambor
Tambor

Figura: Tambor de los Tercios de Flandes. Playmobil Custom

Descripción: Figura Playmobil Custom. Tambor*

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

No clasificados 18,00  Seleccionar opciones
Felipe II
Felipe II
Felipe II

El buen rey Felipe viene con el sombrero alto que todos conocemos por el cuadro de Sofonisba Anguissola. Felipe II (1527-1598) gobernó durante un largo periodo, desde 1556 hasta su muerte y será recordado como un rey prudente y culto. Como ya sabéis, de él se dice que en sus dominios no se ponía el sol, así que, ¿por qué no tener a todo en rey en vuestra vitrina?

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

No clasificados 19,00  Añadir al carrito
Capitán
Capitán

Figura: Capitán de los Tercios de Flandes. Playmobil Custom

Descripción: Figura Playmobil Custom. Viste banda roja, empuñando con elegancia espada de la que se pueden distinguir claramente su gavilanes y el guardamano. Luce cuello a la valona y sombrero de ala ancha con pluma roja.  El rojo de pluma y de la banda cruzada lo identifica como de nacionalidad española. La cruz en el pecho además lo designa como de la Orden de Santiago, honor al que solo unos pocos tenían acceso.

El Capitán era nombrado por el Consejo de Guerra o por el capitán general. Es decir el Maestre de Campo no podía elegir a sus inmediatos subordinados. El Capitán sí que elegía, sin embargo, a sus subordinados directos y enrolaba a la tropa, siendo el responsable del mando y de la administración de la misma, a las órdenes directas del jefe del Tercio.

Los capitanes debían de ser de treinta años o poco más, solteros y no «traviesos, enamorados, jugadores y tahures» para evitar dar mal ejemplo a la tropa. Dado que mandaban a voluntarios profesionales, que, si lo estimaban oportuno, no vacilaban en cambiar de compañía, tenía que preocuparse por el bienestar de sus hombres, ya que estos se intentaban enrolar en las banderas más prestigiosas.*

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

 

*extractos de información extraídos de «De Pavía a Rocroi», de Julio Albi de la Cuesta

 

 

 

 

No clasificados 19,00  Añadir al carrito