Infante Marina Español

14,00 

Los infantes de marina comprendían fusileros y granaderos, los primeros eran los más habituales y numerosos y daban el poder de fuego con sus mosquetes en los abordajes y combates navales. En la imagen un custom de infante de Marina español de mediados del siglo XVIII. Estos soldados no se consideraban marinos, sino soldados que combatían en un barco en vez de hacerlo en tierra, de ahí su uniformidad parecida a la del cuerpo terrestre. La diferencia más notable era la casaca siempre azul de los embarcados. La infantería de marina, aunque eran soldados y así se sentían, podían ser requeridos también para trabajos más acordes con la gente de mar.

Los enrolados en la Armada de Barlovento tenían como propósito principal proteger las posesiones y rutas mercantiles españolas en el Golfo de México y las llamadas “Islas de Barlovento”, que se encuentran en el Caribe, tanto de los enemigos europeos, como de los piratas y corsarios.

Plazo de entrega: entre 7 y 10 días

Por vacaciones, se servirán a partir del 15 de julio

Hay existencias

SKU: TSR-FAM-051 Categorías: ,

Descripción

«Custom» de un infante de marina español de mediados del siglo XVIII, encargados de la lucha contra los piratas.

 

 

Información adicional

Peso 0.25 kg

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Infante Marina Español”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

Dragón de Cuera. Presidio de Casas Grandes
Dragón de Cuera. Presidio de Casas Grandes
Dragón de Cuera. Presidio de Casas Grandes

Custom de un Dragón de Cuera destinado al Presidio de Casas Grandes. El Presidio de Casas Grandes, en Chihuachua, se crea en 1686 para frenar los ataques de tobosos y tepehuanes a las misiones.

Los presidios estuvieron a partir de 1683 bajo el control directo del virrey. Con anterioridad los hubo que lo estuvieron bajo el control exclusivo del gobernador pero eso generaba descoordinaciones que fueron solucionadas una vez decidido centralizar el mando.

Incluye los accesorios que están en la fotografía.

Plazo de entrega: entre 7 y 10 días

Por vacaciones, se servirán a partir del 15 de julio

No clasificados 25,00  Añadir al carrito
¡Oferta!
Capitán
Capitán

Figura: Capitán de los Tercios de Flandes. Playmobil Custom

Descripción: Figura Playmobil Custom. Viste banda roja, empuñando con elegancia espada de la que se pueden distinguir claramente su gavilanes y el guardamano. Luce cuello a la valona y sombrero de ala ancha con pluma roja.  El rojo de pluma y de la banda cruzada lo identifica como de nacionalidad española. La cruz en el pecho además lo designa como de la Orden de Santiago, honor al que solo unos pocos tenían acceso.

El Capitán era nombrado por el Consejo de Guerra o por el capitán general. Es decir el Maestre de Campo no podía elegir a sus inmediatos subordinados. El Capitán sí que elegía, sin embargo, a sus subordinados directos y enrolaba a la tropa, siendo el responsable del mando y de la administración de la misma, a las órdenes directas del jefe del Tercio.

Los capitanes debían de ser de treinta años o poco más, solteros y no «traviesos, enamorados, jugadores y tahures» para evitar dar mal ejemplo a la tropa. Dado que mandaban a voluntarios profesionales, que, si lo estimaban oportuno, no vacilaban en cambiar de compañía, tenía que preocuparse por el bienestar de sus hombres, ya que estos se intentaban enrolar en las banderas más prestigiosas.*

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

Por vacaciones, se servirán a partir del 15 de julio

 

*extractos de información extraídos de «De Pavía a Rocroi», de Julio Albi de la Cuesta

 

 

 

 

No clasificados 19,00  18,05  Añadir al carrito
¡Oferta!
Piquero
Piquero

Piquero de los Tercios Españoles en versión playcustom

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

Por vacaciones, se servirán a partir del 15 de julio

No clasificados 19,00  18,05  Seleccionar opciones
¡Oferta!
Gran Duque de Alba a caballo
Gran Duque de Alba a caballo

Figura: Gran Duque de Alba a caballo con gran danés.

Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel, Gran Duque de Alba,  el mejor General de su época. Es decir, de todo de Siglo XVI. Entero. No es baladí.

Fue el mayor héroe militar que España ha producido y uno de los primeros hombres destacados de su siglo. Un líder indiscutible (lee aquí 7 de sus fundamentos), duro, recio (aunque en este playmobil custom no lo parezca tanto) y respetuoso con sus hombres. Los discursos donde decía, «señores soldados», hacían de las delicias de los Tercios, sus tropas de élite.

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

Por vacaciones, se servirán a partir del 15 de julio

 

 

 

 

No clasificados 28,00  26,60  Añadir al carrito
¡Oferta!
Capellán
Capellán
Capellán

El capellán era una figura de importancia en los Tercios. Debía haber un capellán por compañía que se ocupara de los asuntos espirituales de los soldados y, llegado el caso, administrar la extremaunción. Hacia finales del siglo XVI este cargo era ostentado por jesuitas. ¡Que no falte esta pieza en tu Tercios!

Plazo de entrega:  entre 7 y 10 días

Por vacaciones, se servirán a partir del 15 de julio

 

19,00  18,05  Añadir al carrito
Tercios del Mar
Tercios del Mar

Los Tercios, habitualmente relacionados con Tierra, se suben a los barcos para extender su leyenda. Eso genera unas nuevas experiencias que se van a proyectar en el tiempo y que la autora analiza con detalle. Ese detalle hace que esta sea una obra más bien de consulta que posee numerosa referencia y bibliografía.

El análisis de la organización naval de los Austrias entronca con los Tercios, durante el periodo que estos estuvieron activos, y de su análisis, surgen los que luego se llamarán los Infantes de Marina. Herederos de aquellos Tercios que vieron en jornadas como la de Lepanto o de Salvador de Bahía lo útil de estandarizar, profesionalizar y mantener aquella mezcla tan interesante entre la infantería de élite y la marinería.

Es una lectura amena y de fácil asimilación, la de este libro. Siempre y cuando se establezca como base el interés del lector sobre el tema. Un interés que además debería llevar aparejado cierto conocimiento de la época porque hay continuas referencias históricas, necesarias por otra parte, para encajar el hilo argumental.

Pero no se me echen atrás, porque en realidad esa conexión entre tierra y mar, entre continentes y océanos era el día a día de la Monarquía Hispánica en aquellos siglos, así que entender esto es clave para valorar adecuadamente la magnitud de la obra que aquellos españoles protagonizaron durante más de tres siglos.

Ya solo la introducción, en 13 hojas, nos ayuda a esto a la vez que da medida del trabajo de consulta titánico y complejo de destilar, muy bien resuelto, a nuestro humilde entender. Un hilo argumental sereno y bien armado, con poso, de esos que se tejen con el paso del tiempo, la lectura, la investigación y la reflexión.

No exento de afirmaciones que podrían albergar debates: «Felipe III recibe una monarquía sin vertebración (p.51)», que en todo caso debe ayudar al lector a estar siempre atento y a confiar en sus escritores de referencia pero siempre con ánimo «inquisidor» (confía como comprueba).

Para muestra un ejemplo: En un momento del libro se habla del escorbuto como unos de los grandes problemas de la vida en el mar sin nombrar a fray Agustín Farfán que en 1579 ya publicó sobre cómo tratar esta enfermedad que para los españoles no era un problema (El Galeón de Manila, por poner un ejemplo, cargaba cítricos para evitar esta enfermedad). Y sin embargo sí nombra a James Lind con su tratado sobre esta enfermedad de 1753 y el gran problema que solucionó para la marina real inglesa (¡¡en 1753!!).

No es un libro de exaltación ni de todo lo contrario. De hecho habla de jornadas aciagas (Las dunas, o la Gran Armada), que por otra parte restan valor a lo aportado por los infantes de marina porque no son encuentros donde ellos fueran relevantes. El texto en su conjunto muestra que pese a todas las dificultades (tecnológicas, económicas, logísticas, sanitarias,…) la infantería de marina, los Tercios del Mar, fueron una creación española que ha sobrevivido el paso de los tiempo. Y lo ha hecho porque ha demostrado que sigue siendo útil para la defensa de territorios y mares la combinación integrada de tierra y mar en unos soldados de élite.

 

Recomendable para… Aquellas personas que gusten del siglo XVI y XVII y de los Tercios, que ampliarán su conocimiento sobre cómo se transformaron en Infantes de Marina. También para aquellos que quieran comprender sobre la complejidad de organizar la defensa global de un Imperio que se repartía por todo el mundo, donde continentes y océanos debían analizarse conjuntamente. Muy bien también como libro de consulta, de búsquedas de referencias sobre el tema y para complementario a otras lecturas, pasadas o futuras.

 

El Veedor

No clasificados 24,90  Añadir al carrito