Pistola de chispa (decoración)

30,00 

La pistola de chispa se inventó en 1550. Un trozo afilado de pedernal, firmemente sujeto entre las mandíbulas de metal, golpea un trozo de acero endurecido y lanza una chispa que enciende la pólvora. Aunque el mecanismo de bloqueo de chispa de esta pistola está totalmente articulado, el arma no es funcional y es un elemento puramente decorativo. De ahí la diferencia del precio con las que siendo de recreación y por lo tanto también de decoración pueden convertirse en armas funcionales.

SKU: TSR-REC-077 Categorías: ,

Descripción

Réplica para decoración de pistola de chispa. Siglo XVI-XVII

longitud aprox. 36 cm
peso: 0.65 kg

Información adicional

Peso 0.70 kg
Dimensiones 36 cm

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Pistola de chispa (decoración)”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Preguntas y respuestas de los clientes

No hay preguntas aún. Sé el primero en hacer una pregunta acerca de este producto.

Enviarme una notificación por cada nueva respuesta

Productos que has mirado:

¡Oferta!
Espada Ropera de Conchas
Espada Ropera de Conchas
Espada Ropera de Conchas

Espada Ropera con guarnición de conchas. Elaborada de forma artesanal desde que se corta la hoja, se forja y se templa, hasta los detalles de las empuñaduras y guardas, así como su montaje final.

Esta espada ha sido elaborada siguiendo el patrón de las espadas de la época (siglos XVI y XVII).

Conforme evolucionaba la esgrima hacia un uso cada vez mayor de la punta, se hizo necesaria una mayor protección de la mano, por lo que entre los anillos de la guarnición de lazo se añadían con frecuencia chapas metálicas (conchas). Con el tiempo estas conchas estuvieron formadas por una sola pieza de chapa de hierro o acero bilobulada, que se unía mediante un par de patillas a la cruz. Nacía así la guarnición de conchas, típicamente española, práctica y resistente, y que gozaría de un periodo de popularidad extremadamente largo.

El Templado o Temple del Acero, es un tratamiento térmico al que se somete al acero, para aumentar su dureza, flexibilidad, elasticidad y resistencia a esfuerzos. El proceso se lleva a cabo calentando el acero a una temperatura aproximada de 915°C  (en la la ferrita se convierte en austenita. También llamada Acero Gamma), después la hoja de acero es enfriada rápidamente (sumergiéndola en agua o en otros fluidos que actuen de refrigerante).

marca-hecho-en-toledo-300x90

La marca de ‘Hecho en Toledo’ es una referencia a la garantía de calidad de este producto. Por nuestra parte es una apuesta por un producto español de calidad hecho por artesanos especializados.

  • Solo venta en España
No clasificados 1.050,00  950,00  Añadir al carrito
Capacete sencillo
Capacete sencillo
Capacete sencillo

Réplica de un capacete. Los capacetes se usaron durante el siglo XVI y principios del siglo XVII.El capacete deriva de cascos medievales como la capelina, y comparte con el morrión la forma de almendra, que ayudaba a minimizar los daños producidos por los golpes descendentes.

Casco de acero de 1,6 mm. de grosor de finales del siglo XVI.
Forrado en cuero. Medida de la cabeza 60 cms.

No clasificados 80,00  Añadir al carrito
Morrión
Morrión
Morrión

Morrión, casco emblemático de los Tercios, cuyo nombre lo toma de la palabra española morra (corona en la cabeza) fue empleado principalmente durante los siglos XVI y XVII, coincidiendo temporalmente con la hegemonía militar española y en concreto con los Tercios.

El morrión aunque coexistió con los capacetes y borgoñotas seguramente es una mejora de los primeros, con el añadido del ala ancha y abarquillada así como de la cresta.

La forma de media almendra del morrión, al igual que el capacete, permite que resbalen los golpes verticales y las alas más anchas mejoran la protección de la cara, orejas y cogote. La cresta trabaja de viga, como ocurre con el casco Adrián Francés de la Primera Guerra Mundial también utilizado en nuestra Guerra Civil.

Para saber más de los morriones pincha aquí.

Disponibilidad entre 15 y 20 días.

64,60  Añadir al carrito
Los doce apóstoles de los Tercios
Los doce apóstoles de los Tercios
Los doce apóstoles de los Tercios

Los apóstoles, concretamente los 12 apóstoles, era como se denominaba a la cargas de arcabuz que llevaban los soldados colgadas de una banda que les cruzaba el pecho.

Para preparar un disparo, el arcabucero debía verter pólvora en el ánima (el cañón) del arcabuz. Inicialmente esto se hacía usando un cuerno en el que se almacenaba la misma y se echaba una cantidad “a ojo” desde el cuerno al arma. Método un poco lento y, además, variable en la cantidad de pólvora usada en la carga, con el peligro que ello conllevaba. Más adelante, se comenzaron a usar unos pequeños tubos que ya contenían la pólvora adecuada para un disparo. De este modo, la carga era mucho más rápida y la cantidad de pólvora más controlada y segura.

Los 12 apóstoles eran aquellos tubos que colgaban en bandolera sobre el pecho del soldado y que este usaba en cada disparo. Se llaman así porque 12 solía ser su número. Están hechos en madera de haya, y son funcionales totalmente. El hueco mide 8 centímetros de profundo y un centímetro de diámetro. En cuanto al tamaño la altura del recipiente total es de 12 centímetros y 4 en su parte mas ancha.

No clasificados 175,00  Añadir al carrito
Tahalí cruzado para Espada Ropera
Tahalí cruzado para Espada Ropera
Tahalí cruzado para Espada Ropera

Tahalí en cuero tipo bandolera para llevar tu espada ropera. Permite el ajuste del tahalí al cuerpo del valiente soldado de los Tercios que lo porte y también es ajustable para la vaina y espada.

No clasificados 70,20  Añadir al carrito
Cuerno de pólvora
Cuerno de pólvora
Cuerno de pólvora

Los recipientes para pólvora, fueron necesarios desde el inicio de la aparición de las primeras armas de fuego de avancarga en los campos de batalla y hasta la aparición de los primeros fusiles de percusión.

Inicialmente estaban construidos por asta de bóvido, conocidos como cuernos de pólvora, que podían tener también el mecanismo dosificador embutido, so carecer de él cuando son de construcción artesanal, tapándose con un simple corcho. Éstos se complementaban con los fabricados en metal, ya sea de cobre, latón o incluso plata que se conocen con el nombre de gualderas o polvoreras (podían a llegar a ser muy elaborados y lujosos. Estaban provistos de un dosificador para la pólvora).

Esta réplica está hecha de cuerno real con boquilla de latón dosificadora embutida. En el otro extremo, el cuerno se cierra con una tapa de madera. Se incluye una correa de cuero para poderlo llevar en bandolera. Al ser un material natural, los cambios en forma, medida y color son por lo tanto habituales.

No clasificados 20,00  Añadir al carrito